Descubriendo las ‘otras Médulas’ bercianas, La Leitosa

  • Os volvemos a dejar una recomendación de esas que están cerquita pero que por un motivo u otro, no terminamos de descubrir
  • Estamos camino de Semana Santa y, junto con otras maravillas bercianas no tan conocidas, puede ser un buen momento para acercarse a La Leitosa

 

En esta ocasión os presentamos la segunda mayor explotación aurífera romana de la provincia de León (tras Las Médulas). Se trata de un desconocido y salvaje paraje denominado Las Médulas de la Leitosa y que consideramos, debe ser puesto en valor.

Ubicación

La Leitosa es un entorno paisajístico formado por una antigua explotación minera de oro romana situado en las inmediaciones de las localidades de Paradiña y Paradaseca, ambos pertenecientes al municipio de Villafranca del Bierzo.

Acceso

Se accede desde Villafranca por la carretera de Paradaseca y una vez tomado el desvió que indica a Paradiña a un kilómetro tenemos una pista a la izquierda que nos lleva a la parte baja de la mina donde se han instalado unas parrillas, fuente y mesas para poder comer. A la parte alta de la mina se accede siguiendo dirección Paradiña y tomado en el alto una pista a la izquierda.

Hay varias rutas de senderismo señalizadas por las minas de la Leitosa para disfrutar de sus miradores, su paisaje, un merendero y cerca de él se encuentran los restos de la fábrica de hierro de la Somoza.

 

Su nombre «Leitosa» podría provenir de la dureza de los trabajos realizados

 

 

Un poco de historia

Las minas de oro de LA LEITOSA, situadas a orillas del río Burbia, son junto con Las Médulas las más espectaculares de El Bierzo. Se estima que llegaron a excavarse 40 millones de metros cúbicos de tierras aluviales, las cuales, tras ser lavadas para extraer el oro, fueron conducidas hacia el río Burbia, provocando el enorme manto de sedimentos, de hasta veinte metros de espesor, que todavía puede observarse a lo largo de la margen izquierda del ríó.

La tecnología de explotación utilizada, fue similar a la de Las Médulas, con frecuente práctica de la ruina montium. El abastecimiento de aguas se efectuaba mediante acueductos -dos son reconocibles en la actualidad todavía- que procedían de la zona alta de la cuenca del río Burbia. Se conservan también varios estanques de retención y algunas galerías subterráneas cuyas bocaminas forman una enorme barranca. En las proximidades se han localizado algunos castros donde, probablemente, se asentó la población trabajadora astur: La Toralina y Campo do Castrelo, en Prado de Paradiña; El Castrillón, en Ribón, y El Castro en Veigueliña.

 

  • Fuentes: Ayuntamiento de Villafranca del Bierzo y Turismo de Castilla y León